MARÍA ZAMBRANO: LA ANTÍGONA ESPAÑOLA DEL SIGLO XX
Editorial: ENDYMION
ISBN: 84-7731-600-7
EAN: 9788477316008
22,00 € IVA Inc.
Añadir a la cesta
Descripción

He dedicado gustosamente varios años de mi vida a estudiar este tema, el referido a la relación entre Antígona y María Zambrano; una dedicación que me ha proporcionado una enorme riqueza personal, me ha abierto nuevos
horizontes en mi trayectoria profesional y ha ampliado, asimismo, mi visión de la vida, del mundo, de las personas y de mí misma, en especial.

María Zambrano siempre se sintió interpelada por el personaje de Antígona. Su propia vida era errar por caminos que no la llevaban a casa. Este errar es producto de su enfrentamiento con el poder autoritario que regía en su época en España. Por ello, años más tarde, después de la Guerra Civil, tiene que salir huyendo de su patria. Exiliarse. Su vida errante la llevó por varios caminos de la América hispana y del viejo continente europeo. Su vida es el exilio como ella dice. A pesar de traicionar esta vida, mayor y muy decrépita, vuelve a su patria. Unos la han olvidado; otros la esperan con ilusión. Ya en 1940 escribió Una voz en el silencio: confesiones de una desterrada. Como Antígona, María Zambrano renace de sus cenizas. Por ello, quiere darle a Antígona un final diferente al de Sófocles. Hace una nueva Antígona, y ahí, ella vuelca todo lo que lleva guardando en su corazón de tantos años de exilio. No hay paralelismo con la Antígona de Sófocles, aunque sigue a la mítica Antígona. Ella, María Zambrano, es real e histórica. Terminará dando voz a Antígona, una voz que se oirá a lo largo de la historia de los hombres. Es la voz de la conciencia, la que lleva a obedecer la ley natural antes que la ley del poder del momento. Esa ley natural pide enterrar a los muertos y, ella, aún a costa de su vida, la sigue. Por ello, María Zambrano ve en Antígona una figura profética. Como Antígona, se sintió sola, abandonada, enterrada en vida. Pero, como Antígona, renació de sus cenizas para alumbrar a los hombres. María Zambrano nos alumbró con una filosofía de esperanza e inspirada en el poder salvador y creador. Su razón poética está impregnada de vivencias religiosas que van más allá de las circunstancias orteguianas que le toca vivir, para aproximarse al máximo a la intimidad concreta e individual de la persona. Por ello, María Zambrano se encuentra más "allá" y "más acá" de la filosofía de la modernidad

Pie de página
Aviso legal